jueves, 6 de agosto de 2015

ZONZAMAS Y SUS PUERTAS AL CIELO



       
       

Agustín Demetrio Pallarés Lasso







ZONZAMAS, en la Isla de Lanzarote, es uno de los yacimientos arquelógicos más importantes del archipiélago canario. A finales de los años setenta del reciente acabado siglo, la arqueóloga Inés Dug Godoy conoció aquel emblemático lugar de la antigüedad de la isla, y fue su particular y firme empeño el que hizo que se lograra, bajo su dirección, realizar en este yacimiento, que luego sería declarado lugar de interés cultural, unas valiosas excavaciones arqueológicas, que probablemente, dado el triste devenir que ha tenido este tipo de investigaciones en Lanzarote, nunca se habrían realizado, y nunca habrían salido a la superficie evidencias de un pasado, que harían cambiar el concepto que se tenía, hasta ese momento, del oscuro pasado histórico que no se ajustaba a la realidad más antigua de la isla.




        

      ZONZAMAS LA LLAVE DEL PASADO











El equipo dirigido por Inés Dug, con sorpresa y emoción, se encargó de sacar a la luz este legendario lugar, llamado ZONZAMAS en honor de uno de los últimos reyes venerados por aquellas antiguas poblaciones, aquel que el historiador franciscano Abreu Galindo, rememoró en el siglo XVI como uno de los protagonistas de la célebre "leyenda de la princesa ICO", leyenda que al parecer se forjó con acontecimientos ocurridos dos siglos antes en ese lugar, hechos que al parecer se desarrollaron durante la última mitad del siglo XIV.


          LEYENDA DE LA PRINCESA ICO


            

La mayor parte de lo excavado en aquel sitio, que aportó numerosos, y desde el punto de vista arqueológico valiosos objetos, eran la mayoría reliquias de la iconografía cultual de carácter costumbrista y religioso de la época, aun continúan enclaustrados en algunas dependencias de Patrimonio Histórico de la Isla, aunque al parecer existe la intención a fecha de hoy, de ser expuestos en un museo arqueológico que indican se va a inaugurar en los próximos meses en la capital de la isla, Arrecife.



Objetos hechos a base de pulido de conchas marinas, hueso, o calcita.

Micro cerámicas.

Estelas.

Vestigios calificados como de tipo cultual megalítico.





Tres valiosos objetos cultuales extraídos de ZONZAMAS: un fino ídolo pulido en piedra de una figura femenina en posición arrodillada, y con cazoleta en su cabeza.



Una especie de verraco megalítico, de nuevo trabajado en una gran piedra zoomorfa, y con lineas y círculos grabados en su entorno.



La gran estela de ZONZAMAS, con cinco semicírculos perfectamente trazados en la dura roca basáltica, representando seguramente una reliquia de cómputo del ciclo de los 18 años, en el que el sol y la luna vuelven de nuevo a sus mismas posiciones en una, para los antiguos “astrónomos”, interminable e infinita danza, lo cual les servía para predecir los eclipses.




Sin embargo, los más importantes vestigios de aquellas vetustas construcciones fueron cubiertos de nuevo, dicen que con la intención de preservarlos, para "en el futuro" volverlos a "desenterrar" para ser mostrados debidamente, con el fin del debido estudio y difusión de lo que constituye una importante muestra de la identidad histórica de la isla, y de Canarias en general. La misma Ines Dug, al final de este reportaje donde desgrana recuerdos de uno de sus trabajos más emotivos en su carrera como arqueóloga, con rota voz por la emoción, pide a la vida que pueda ver antes de morir el lugar de ZONZAMAS, rehabilitado y expuesto como valioso exponente para aprendizaje de la historia de este archipiélago.







Diversas estructuras excavadas a finales de los 90 del siglo pasado. En la foto de abajo, remarcada la zona que luego se sepultó con arenas volcánicas para “preservar” lo más importante descubierto mediante las excavaciones






ZONZAMAS Y SUS CONNOTACIONES ASTRONÓMICAS



Décadas más tarde de las excavaciones dirigidas por Inés Dug, se acercaron a ZONZAMAS algunos expertos en arqueoastronomía, con el fin de estudiar las posibles orientaciones astronómicas que pudiesen localizarse en el propio yacimiento arqueológico. Arqueoastronomía, arqueología de vanguardia enfocada a intentar descubrir los conocimientos astronómicos y sus prácticas por las antiguas culturas. Ya por entonces se sabía que, en general, los antiguos habitantes de Canarias en el devenir de sus actividades productivas, agrícolas y ganaderas, así como las de índole religiosa, además de en sus actividades referentes al control de cómputos de tiempo para la confección de calendarios para constatar el cambio de estaciones, o la llegada de algunas fechas determinadas para la celebración de fiestas y rituales, habían dejado en algunos yacimientos, fe, de que contaban con algunos conocimientos de astronomía de posición, pero nada comparable a lo que ya nuestro grupo ha descubierto en esta isla de Lanzarote, muestra de nuestra actividad de investigación en este sentido lo constituye el extraordinario descubrimiento, por su enorme valía en el ámbito internacional en esta  novedosa disciplina arqueológica, en la montaña de Guenia, cuyos resultados de dicha investigación hemos expuesto en la primera entrada de este blog, COSMOGUENIA.



El CENTRO CEREMONIAL de GUENIA, aprovechando la estructura de la caldera del volcán se realizó un enorme geoglifo con esquemas figurativos y grandes signos alfabéticos



Los expertos en esta materia arqueológica vanguardista que se acercaron a ZONZAMAS, al final de los noventa del siglo pasado, publicaron el descubrimiento que hicieron en ese lugar  sobre la constatación de una alineación astronómica para el día de los equinoccios, desde el centro principal del yacimiento, donde se encuentra la entrada principal de la cueva, con una montaña destacada en el horizonte abrupto oriental de ZONZAMAS, con la Montaña de  Tahiche



Fotografía publicada por el equipo de expertos que inspeccionó ZONZAMAS en busca de vestigios de carácter arqueoastronómico


y aunque esta alineación equinoccial podría haberse debido a una casualidad, estos expertos arqueoastrónomos intuían la posible relación de tal alineación en aquel importante lugar, con el conocimiento de tal evento astronómico por aquellas antiguas poblaciones, al menos por eso publicaron tal constatación. Los equinoccios no eran fáciles de detectar en la antigüedad,  pero en la ciencia la intuición no es suficiente, y los métodos científicos han de tener otro tipo de fundamentos, y sobre todo, estadística comparativa. Desde el grupo ARQUEOMEGA hemos tratado de hacer una investigación en esta modalidad arqueológica realizada exclusivamente en superficie, y que estamos poniendo en práctica con el total respeto a estos restos materiales, vestigios de las antiguas poblaciones que desarrollaron su cultura en estos extraordinarios lugares.

  

Logotipo de nuestra organización para la investigación, estudio, y difusión, de los lugares con connotaciones astronómicas de lanzarote



Mediante la arqueoastronomía, en los yacimientos arqueológicos de Canarias se procura intentar encontrar alguna alineación entre el monumento arqueológico con algo prominente en el horizonte abrupto, así se llama a aquel horizonte que no sea el que forma la línea del mar con el cielo, tendría que tratarse entonces de alguna montaña, o algún montículo o escote que se pueda utilizar como marcador, generalmente para las salidas o puestas del sol o la luna, y en momentos de eventos astronómicos que ha quedado demostrado que eran importantes para algunas antiguas culturas, eventos astronómicos como eran los solsticios, equinoccios, o paradas mayores y menores de la luna.



Dibujos explicativos de las distintas salidas y puestas, azimuts, del sol y la luna, en las efemérides importantes para rituales y calendarios, solsticios, equinoccios, y paradas mayores y menores de la luna, cuyos cálculos en la antigüedad eran referentes de esmeradas culturas.



Pero esas alineaciones astronómicas se intentaban establecer cuando se iba a construir el monumento, y ZONZAMAS no es un monumento arqueológico cuyo centro principal sea aparentemente del todo artificial, sus diferentes extructuras parecen desarrollarse a partir de un promontorio natural sobre una cueva, y entonces dio la impresión de que no era demasiado interesante por parte de los investigadores en esta materia, que opinan que los monumentos antiguos se construian, en algunas ocasiones, en función de lugares estratégicos que ya estuviesen alineados con accidentes destacados en el horizonte abrupto, y por tanto, en este importante yacimiento para la Isla, los expertos en astronomía antigua miraron lejos, al horizonte abrupto más lejano, y encontraron aquella alineación equinoccial con la montaña mencionada. Sin embargo no se pudo descubrir lo más extraordinario del lugar en materia arqueoastronómica, debido a las perspectivas establecidas que hemos indicado, estos expertos abandonaron las investigaciones en ZONZAMAS sin percatarse de que a escasas decenas de metros, o máximo un par de centenares, aquellos  que construyeron tal importante asentamiento, o lugar de culto, o almacenaje, debido a las formas de las extructuras sacadas a la luz mediante las excavaciones, habían habilitado determinados elementos de la misma naturaleza, pero modificados por ellos, para confeccionar una extraordinaria red de alineaciones para eventos astronómicos del tipo descrito anteriormente, superando lo normalmente acostumbrado para estos casos, de construir en función de la relación del sitio con elementos del horizonte, y demostrando con el despliegue de tal red de alineaciones habilitadas, y mediante sus avanzadas solucciones puestas en práctica en ZONZAMAS con elementos colocados en el paisaje sagrado, un escalón mas elevado con respecto a las conexiones astronómicas acostumbradas en la antigüedad, .





El monumento central de ZONZAMAS, sin ninguna duda está encuadrado en el estilo megalítico, no solo por los objetos encontrados en las excavaciones mencionados anteriormente, encuadrados en esa cultura, sino también las micro esferas, y sobre todo, las enormes piedras utilizadas para el muro y algunos complementos, prácticamente imposibles de poder ser levantadas por las personas que cupiesen alrededor de éstas, en el proceso de intentar asirlas para moverlas o levantarlas.




EL elevado esmero e interés que se aplicó para las alineaciones astronómicas que hemos descubierto en el sitio, nos puede estar indicando la sacralidad del lugar, o que en un lugar habitacional o de almacenaje, o ambas cosas, de cierta importancia por el rango real de sus moradores, se usase esa conexión astral múltiple como una especie de protección divina del sitio, o con el fin de poder realizar en dicho lugar ciertas prácticas relacionadas con estas connotaciones astronómicas.



Muchas de las construcciones que salieron a la luz mediante las excavaciones en ZONZAMAS, tienen más aspecto cultual o de uso para almacenar granos u otro tipo de productos, que un aspecto habitacional



DECODIFICANDO LAS CLAVES ASTRONÓMICAS DE ZONZAMAS
 


Nos ha llenado de especial satisfacción el haber podido desentrañar, y hasta cierto punto podría decirse decodificar, estas especiales connotaciones astronómicas que no habían sido descubiertas hasta ahora en este emblemático lugar, ya anteriormente estudiado por expertos en esta disciplina científica, y que hayamos logrado demostrar con estos vestigios sacados a la luz, o evidencias científicas, la extraordinaria mentalidad y perspectiva que tenía aquella cultura antigua que se desarrollaba en esta isla, vuelvo a indicar, ya lo hice en la entrada COSMOGUENIA, que incluso se daba la valiosa circunstancia de que miembros de esta población, o cultura antigua de Lanzarote, practicaban dos escrituras diferentes, hecho muy difícil que ocurriese en culturas de la antigüedad, o incluso de la actualidad, en las inmediaciones de ZONZAMAS se pueden observar distintos grabados rupestres con estas dos diferentes grafías




En la primera foto se puede ver un panel de inscripciones rupestres de Lanzarote, con signos líbicos o proto-líbicos, probablemente de uso sagrado y ritual.

En la segunda foto, los extraordinarios y abundantes signos lineales exclusivos de Lanzarote y Fuerteventura. Se ha escrito muy poco sobre ellos, pero lo más extendido últimamente por quienes más publican sobre nuestra historia, apuntan que son signos latinos usados para escribir la lengua amazighe usada en estas dos islas, o en el norte de África, hecho que resulta imposible, ya que los máximos expertos en lenguas imazighen no han sido capaces de traducir absolutamente nada de estas extraordinarias escrituras.

Algunos paneles de escrituras proto-líbicas y lineales, incluso juntas. Probablemente sean de un origen milenario del antiguo Sáhara verde y habitado, y que poseían los portadores del haplotipo U6c1, muy abundante en estas dos islas orientales e inexistente en África; así como los del autóctono U6b1 encontrado en abundantes momias canarias, y actualmente abundante en la población de La Gomera, los antropologicamente más cromañoides de la antigüedad canaria, que serían los portadores del rito de la momificación y la escritura proto-líbica, la cual, aquí en Canarias, posee algunos signos inexistentes en el norte de África, zona donde luego se creó la escritura coloquial líbica basada en estos signos del antiguo Sáhara, signos antiguos también plasmados en muchas rocas de Canarias.




En la antigüedad, las alineaciones astronómicas de posición se lograban y perpetuaban   a partir de un punto determinado y fijo en el terreno, un punto destacado en el entorno,  y estas alineaciones finalizaban, despues de pasar normalmente por una abertura o muesca en la linea de un horizonte abrupto determinado, en el disco solar o lunar, cuando  alguno de estos importantes astros estaba situado en algún punto destacado, de la eclíptica si se trataba del sol, en los puntos solsticiales o equinocciales de esa eclíptica, o en algún nodo lunar, cada 9,3 años, si se trataba de alguna alineacion conseguida por aquella extraordinaria gente con la luna, y esto, como decimos ocurría cuando alguno de estos astros pasaba por algún marcador elegido de algún lugar destacado del horizonte abrupto. No se piense que todo esto era sencillo de lograr, en absoluto, esto conlleva unos altos conocimientos astronómicos de posición, que realzan extraordinariamente a estas gentes que tenían que ver con ZONZAMAS. 

Casi siempre se había constatado en la antigüedad, en general, que los puntos de partida, u observación, de estas alineaciones astrales, solían hacerse desde algún monumento antiguo, desde algún túmulo funerario, dolmen, cueva sepulcral, o desde algún punto concreto de las estructuras que componen algunos centros ceremoniales, como comprobamos en el fondo de la caldera del centro ceremonial de Guenia, en Lanzarote, o desde algún punto de algún recinto cultual como el de Bentayga en Gran Canaria






En las dos primeras fotos el marcador equinoccial usado en el Roque de Bentayga, posiblemente con el escote realizado artificialmente para recolectar el haz de luz hacia lo que se considera por la mayoría un Almogaren sagrado.

En la tercera foto, un ejemplo del uso de un escote natural del horizonte abrupto, para, habiéndose construido en el lugar justo el túmulo del rey, en la necróplolis de Arteara, éste sea iluminado por el rayo de luz del día de los equinoccios.

En la tercera foto, un panel de inscripciones rupestres del Roque de Bentayga, en donde se puede apreciar algún signo inexistente en el norte de África, y encontrado en el gran geoglifo del santuario de Guenia, Lanzarote.



en otras ocasiones conseguían encausar algún rayo de luz, en momentos propicios a través de cuevas, como en Risco Caído, también en Gran Canaria, o el descrito por nosotros en el pasadizo de la Peña de la Fecundidad, dentro del paisaje sagrado del santuario de Guenia.



En la primera foto, Cueva de Risco Caído, donde los antiguos canarios encauzaron el haz de luz hacia el interior de la cueva para que éste se proyectara sobre algunos grabados triangulares y cazoletas, o agujeros en la pared.

En las fotos siguientes, el pasadizo de Peña de la Fecundidad, Guenia, donde encauzaron el rayo de luz hacia un enigmático grabado en la pared interior del pasadizo, y luego lo proyectaron hacia el “ojo” de pez de una roca pisciforme que colocaron en un lugar estratégico, aprisionada entre grandes bloques de piedra basálticas.




Pero en esta isla de Lanzarote, habitada por aquella antigua población adoradora de ciertos astros, y conocedora de la astronomía de posición de horizonte, o azimutal, hemos comprobado que también utilizaban como puntos de partida de estas alineaciones, que ellos creaban, ciertas estructuras a modo de altares, a veces muy sencillos, pero que ya los habíamos identificado como tales en varios lugares, por supuesto, por ser puntos fijos desde los que poder trazar y conseguir las a veces perfectas alineaciones con el sol y la luna, en solsticios y equinoccios, además de los extremos en el horizonte donde se producen las paradas mayores y menores de la luna, estos puntos de observación sencillos de aspecto, pero majestuosos en su valor científico, como constatación de la capacidad en conocimientos que desplegaban en aquella antigüedad de la Isla, también tienen, lógicamente, una vertiente simbólica, y aunque sabemos que a quienes no han investigado  este mundo astronómico ritual, que tanto impregnaba a esta etnia o cultura, que les parecerá un tanto difícil de asimilar, esos puntos de observación que dominaban la escena del paisaje sagrado de alineaciones astronómicas, solía representar el símbolo del ojo, y en ocasiones, relacionado con el símbolo del pez.





Ejemplos de los grandes peces en geoglifos, en este caso en Caldera Quemada de Órzola, Lanzarote, en donde se proyecta a través de un agujero practicado en el horizonte abrupto del filo de la caldera volcánica, el haz de luz el día del solsticio de invierno, sobre un punto de observación, circular y en forma de pequeño altar, que constituye el ojo del gran pez geoglifo




ALINEACIONES ASTRALES EN EL YACIMIENTO ARQUEOLOGICO DE ZONZAMAS


Empecemos por el que hemos denominado "P1", punto de observación desde el que comienzan una mayor cantidad de alineaciones astronómicas integradas en el lugar de ZONZAMAS. Aunque en el desarrollo de la exposición de esta investigación podremos comprobar que no es el único punto que establecieron para comenzar tales alineaciones. El haber encontrado este punto estratégico fue lo que nos hizo "tirar del hilo", para poder ir desentrañando las connotaciones astronómicas que poseía este importante sitio relacionado con la antigua historia de la isla, y la propia identificación que realizamos del "P1", por similitud a lo que ya habíamos constatado al respecto en otros centros ceremoniales de Lanzarote, ya denota evidencia estadística por repetición, lo que nos permite que nos podamos aproximar a la categoría científica que pretendemos darle siempre a nuestras investigaciones. Pero antes vamos a intentar de la manera más gráfica posible, y a base de imágenes detalladas, situarnos en ZONZAMAS, en el sitio y su entorno.




Situación de ZONZAMAS, el emblemático lugar de la historia de Lanzarote, en plano de cotas de elevación, y desde Google earth




El que vamos a denominar “P1” o punto de observación principal, está situado en el vértice de un ángulo casi recto que traza un muro que está separado unos treinta metros del monumento central de ZONZAMAS, cierto es que esos muros anexos al monumento central ni siquiera son nombrados como pertenecientes al lugar antiguo de ZONZAMAS, por lo menos existía la duda de si eran más recientes y agrícolas o de otra índole, pero en nuestro descubrimiento demostramos la pertenencia de esos muros al conjunto antiguo del emblemático lugar, las alineaciones astronómicas realizadas de forma clara e inequívoca demuestran este hecho, dado que no pueden existir casualidades en este entramado de alineaciones astronómicas que vamos a exponer








En ese vértice del ángulo recto que hace el muro, se puede apreciar, por un lado, una sólida estructura de base constituida por piedras de tamaño medio a grande, que guarda una forma triangular, con un vértice en angulo bastante agudo. Toda esa estructura se puede apreciar que se encuentra semi enterrada, ya que solamente afloran las superficies superiores de esas rocas de la base del triángulo. Pero lo que nos pareció extraordinario fue el motivo principal por el que se construyó esa vetusta base triangular, y es que en su parte superior y central, dentro del vértice del muro, se puede ver una delicada estructura en forma de pequeño cráter, y estructurado a base de pequeñas piedras entre las que predominan las de color rojizo. Esta estructura sencilla a la vista, pero majestuosa ante el significado de sapiencia que demuestra al haber sido construido, fue lo que identificamos como punto de observación, ya que los habíamos visto ya iguales en otras alineaciones de otros lugares, como en GUENIA



Aquí se puede apreciar mejor la delicada estructura en forma de pequeño cráter, hecha a base de pequeñas piedras pero inserta en la sólida base de piedras mayores y ya semienterradas, que ha logrado que el pequeño “altar” de observación de varias alineaciones astronómicas del lugar, se haya mantenido en pie durante un larguísimo tiempo
DESPUÉS DE LAS ÚLTIMAS LLUVIAS DE PRINCIPIOS DE 2015 AFLORARON JUSTO AL LADO DEL ALTAR QUE DENOMINAMOS (P1) UNOS MUROS ENTERRADOS QUE ESTAMOS SEGUROS ESTÁN RELACIONADOS CON EL ALTAR. ESPERAMOS QUE ALGÚN DÍA SE ESCAVEN Y SE COMPRENDA MEJOR EL LUGAR


 

Seguidamente vamos a exponer la identificación de las distintas alineaciones logradas a partir del "P1", y vamos a comenzar con el primer marcador luni-solar "M1", confeccionado para observar desde el punto "P1"






A unos setenta metros de distancia del “P1”, en dirección sureste, se encuentra el que vamos a denominar Marcador “M1”; se colocaron, aparentemente de forma aleatoria, y eso es algo que de nuevo nos hace sobrecoger, debido a la importancia que suponen estas rocas, o mas bien, sus exactas posiciones en el terreno, ya que suponen en combinación con el punto “P1” una extraordinaria evidencia de nuevo de aquellos refinados conocimientos en astronomía de posición; a parte de que las estratégicas posiciones de estas piedras en el espacio de la zona, nos aporta un registro altamente valioso en lo que se refiere a la posible datación de este antiguo observatorio









Estas grandes piedras, dos de ellas colocadas una encima de la otra, la de arriba ayudada por algunas más pequeñas utilizadas de calzos para sujetarla y que no caiga, prueba de la intencionalidad de que las dos tengan una forma determinada, vistas desde el “P1” se pueden observar de esta manera, en forma de marcador luni-solar, el “M1”








Desde el pequeño altar, el punto de observación “P1”, mirando en alineación hacia el marcador luni-solar “M1”, se puede observar, y ha sido habilitado para ello, la especie de ”U” que forman las dos piedras superpuestas del lado de la derecha, por donde se eleva el disco solar muy poco después del amanecer en el solsticio de invierno, aquí se pueden ver instantáneas de ese momento, es evidente un actual desplazamiento hacia la izquierda del sol con respecto al marcador, debido a un desvío existente por la pérdida de oblicuidad del eje terrestre con respecto al plano de traslación de la Tierra a lo largo del tiempo. Hay que hacer notar, que hemos detectado un ligero aumento de ese actual desvío, debido a lo que creemos ha sido además, un ligero desvío del eje de rotación de la tierra, que ha desviado ligeramente las coordenadas de la superficie terrestre. Estos detalles los ampliaremos más adelante en un sorprendente trabajo que estamos realizando, que aportará nuevos datos a la astronomía del pasado 

En este caso, y por eso lo denominamos Marcador luni-solar, se puede apreciar el denominado por nosotros “M1”, siendo utilizado desde el mismo punto de observación, el pequeño “altar”, el “P1”, que se puede observar en las dos primeras fotos en primer término. Las dos piedras de la izquierda, que aunque no fueron colocadas juntas, desde el “P1” se pueden apreciar sin embargo como si lo estuvieran, y que al estar separadas de las dos piedras superpuestas dedicado a marcador para el sol en el solsticio de invierno, justo 5º, los mismos que está separada la luna de la eclíptica, sirven para marcar el paso de la luna llena más cercana al solsticio de verano, para indicar la Parada Menor de la luna, acontecimiento que se produce cada 18,6 años, precisamente este año se producía, y no volverá a ocurrir hasta el 2033-4, ya que realmente se produce en octubre de este año, pero hemos podido captarla prácticamente en su extremo menor



En esta composición fotográfica se trata de aglutinar las alineaciones descritas entre el “P1” y el “M1”. Las dos alineaciones son, la linea de color rojo, la del solsticio de invierno con el sol, y la línea morada de la derecha, la Parada Menor descrita anteriormente, la de la luna llena más próxima al día del solsticio de verano.
Las líneas amarillas y verdes se describirán en las próximas fotografías. Las amarillas corresponden a alineaciones para el sol en el solsticio de verano




Uno de los muros que forman el ángulo donde se encuentra “P1” en su vértice, bajo de altura, aunque semienterrado por su antigüedad, tiene una longitud de 18,50 metros y un grosor de 1 metro, y está orientado hacia el nor-noroeste mirando desde “P1”. Este muro constituye también una notable importancia como “Línea de observación”, pues si el “P1” se encuentra en uno de sus extremos, el extremo contrario ejerce de punto de observación también, y aproximadamente en su centro también existe un punto remarcado, otro punto para comenzar una alineación.
En la loma que se ve frente al muro, que se aprecia en la segunda foto, se habilitaron con grandes piedras algunas muescas en forma de "U" para usarlas como marcadores para el sol y la luna desde el final del muro, desde un punto a la mitad del muro, que se aprecia en la segunda foto, y también usando como punto de observación de nuevo el punto "P1", con esos marcadores de la loma




Una de las muescas de la loma realizado a base de grandes piedras, se puede apreciar in situ, que no pertenecen a la loma de forma natural.

Se puede apreciar al fondo el muro con los puntos de observación.
La última de las tres fotos es una imagen espectacular de la precisión astronómica de aquella cultura, desde el extremo opuesto al "P1", desde el extremo del muro, un amanecer del día de solsticio de verano de 2015, con el marcador artificial que se ve en las dos primeras fotos.




Otra muesca realizada entre dos túmulos del lado derecho de la cresta de la loma.

La última foto, de nuevo el mismo día de solsticio de verano, desde el “P1”, con la muesca expuesta en las dos fotos anteriores



En esta composición fotográfica incluimos la mayoría de las espectaculares alineaciones astronómicas, que consiguieron aglutinar en el espacio sagrado adjunto al monumento central de ZONZAMAS. Las lineas amarillas son alineaciones con el sol en el solsticio de verano; la roja con el sol en el solsticio de invierno; la morada de la derecha, con la luna llena más próxima al solsticio de verano, en su parada menor; la linea morada de la izquierda, la luna llena más próxima al solsticio de invierno en su parada menor; la linea verde mas baja y horizontal, la luna llena más próxima al solsticio de verano en su parada mayor; y las dos lineas verdes perpendiculares, la luna llena más próxima al solsticio de invierno en su parada mayor. Hay que recalcar, que lo descubierto en ese espacio contiene un altísimo valor cultural, cultual, y étnico, que Aumenta y engrandece sobremanera lo que hasta ahora se había descubierto en tan emblemático lugar, y que sea añadido al patrimonio histórico canario


Para un posterior trabajo mas concreto en el que podamos datar el lugar, hemos tomado exactas medidas topográficas





A unos doscientos metros del monumento central de ZONZAMAS, se encuentra un montículo artificial hecho de piedras pequeñas, da la impresión de ser otro túmulo funerario; está flanqueado por tres piedras grandes colocadas alrededor de forma equidistantes, pues bien, en la segunda foto se puede apreciar otras tres grandes piedras colocadas de forma que se vea en el horizonte abrupto, desde el túmulo de la primera foto, en forma de muesca, donde de nuevo el sol, majestuoso, se eleva entre esas tres piedras a través de la muesca que forman, el día del solsticio de verano. De nuevo es imposible que exista casualidad alguna en esta alineación trazada por aquella sabia gente, ya que en los alrededores de este alineamiento no hay más piedras para elegir en una casual alineación




En esta foto-composición se puede apreciar el conjunto alineación descrito anteriormente. Entre el túmulo donde se ubica el punto de observación, y el marcador fabricado sobre una suave loma, hay unos 155 metros de distancia.
Las lineas amarillas indican la alineación con el sol en el  solsticio de verano




Desde un gran amontonamiento de rocas situado a unos 90 metros al este del centro del monumento principal de ZONZAMAS, en una parte de este amontonamiento con forma de croissant, mirando hacia la Montaña de Tahiche, se puede, casi por su sima, ver el sol levantarse el día de los equinoccios, una efemérides mucho más complicada de poder calcular que los solsticios


Desde el mismo amontonamiento de rocas anterior, del que se aprecia el sol en el equinoccio casi en la cúspide de la montaña de Tahiche, mirando hacia el lado contrario, hacia el oeste, queda como marcador equinoccial un montículo lejano, a 2 kilómetros y medio de distancia, sobre el que se oculta el sol ese día de los equinoccios, y para que no quedara duda de que ese montículo era importante par ellos por marcar ese día, se tomaron el gran trabajo de subir a él una roca de considerable peso, no se sabe como lograron subirla, pero aunque fuese sujetada en todo su perímetro por la cantidad de hombres que cupiesen a su alrededor, sería prácticamente imposible levantarla ni un solo centímetro. Esta acción mete aun más a esta cultura antigua de los mahos en un estilo en ritos de carácter megalítico.

Desde el mismo amontonamiento de piedras en croissant se puede observar la transición del sol en su puesta el día del solsticio de verano, en la parte alta de la derecha de la montaña de Tamia, a 7 km. De distancia del punto de observación









Mas elementos de megalitismo presentes en la zona de ZONZAMAS, y en GUENIA






Hasta finales de los años 90 del siglo pasado, estaba inserta en uno de los muros del monumento central de ZONZAMAS, una gran estela megalítica con cinco semicírculos perfectamente tallados en la roca, que ya dijimos al principio de este trabajo de investigación, que se podía tratar de una reliquia al cómputo astronómico de 18 años en que vuelven el sol y la luna a sus posiciones; aunque se podría tratar también del ciclo de los 18,6 años de las paradas lunares, lo cierto es , que con grandes piedras de nuevo, construyeron sobre el muro un perfecto marcador luni-solar. La linea amarilla está sobre el marcador solar para el ocaso en el día del solsticio de verano; la verde para la parada menor en la luna llena más próxima al solsticio de invierno; y la morada, para la parada mayor de la luna llena más próxima al solsticio de invierno.


Este megalitismo observable en ZONZAMAS, y en toda Lanzarote, necesariamente no tuvo que haber venido del norte, ya que justo frente a la isla, e incluso más al sur, en lo que hace unos seis mil años era un Sáhara verde, existía esta misma tipología, hoy en día arrasada tal cultura por la desecación de aquel basto territorio hace aproximadamente unos cinco mil años. (Fotos de la revista Almogaren)



26 - 08 - 2015

Agustín Demetrio Pallarés Lasso


EL CENTRO CEREMONIAL DE GUENIA


































































No hay comentarios:

Publicar un comentario